sábado, 23 de marzo de 2013

Homenaje al Bolero de Ravel. Canal

Entiendo la idea. Juntar a la Compañía Nacional de Danza con el Ballet de la Generalitat Valenciana. Así esta compañía (la segunda, evidentemente) puede actuar en Madrid, en un gran teatro y junto a una gran compañía como la CND.
Yo siempre he confesado que soy un devoto de la CND. Y hoy me he reafirmado. Eso sí, como a veces el teatro es cruel, los que han salido perdiendo han sido los valencianos.
La primera parte del programa ha sido un pelín flojona. La primera coreo, caótica. El pobre chico casi se va al suelo por un revoleo que le ha metido una bailarina. Normal, estarían atacados. La segunda ha sido más chula. La tercera ha sido bastante horrorosa. El bolero ha estado mejor, sobre todo por la coreografía, que era más chula aunque los chicos no dan pa más. Hacen lo que pueden y eso es de agradecer, pero son un poco limitados. Salvo una chica rubia y un chico, los demás... justitos. Y otra cosa que ya es como de rizar el rizo: no me parece de recibo salir con las camisetas llenas de seterones de sudor. Coño, que vas a actuar, sal limpito.



Y en la segunda parte, llega la CND y el teatro se da la vuelta. Eso es bailar. Eso es expresar. Coreografía envolvente, mágica, hipnótica. Y unos bailarines que han tenido su gran noche hoy. Y por encima de todos ellos, Isaac Montllor. ¡Qué pedazo de artista! ¡Qué forma de bailar y qué pedazo de actor! Ha terminado con unos lagrimones como puños por la cara. Y eso sólo lo hace alguien que SIENTE lo que está haciendo, además de hacerlo como los tocados por la varita de la musa.



Si ya era superfan de la CND, desde hoy soy hiperfan e hiperfan de Isaac Montllor. Un artista como hay que ser. Integral, íntegro, inteligente y con una capacidad sobrehumana. Poned todas las alertas de correo y lo que haga falta para no perderos a este chico. Si como ya he dicho, daría lo que fuera por conocer a José Carlos Martínez, lo daría otra vez por conocer a Isaac. Otro mito más a mi cartera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada