lunes, 8 de julio de 2013

Todos mienten. Teatro Guindalera.

La sala es una gozada, y si encima ves teatro del de verdad, del de toda la vida, y bien hecho, con sinceridad, arrojo y un gran currazo, uno sale feliz.
En la línea de juicios paralelos a personajes de la Historia, o de reivindicación de personajes secundarios, "Todos mienten" es de lo mejorcito que he visto. El texto, basado en un obra de Dürrenmatt es inteligente, cachondo, sencillo, cercano, ágil, coherente y funciona de maravilla.
Primer "bravo" para Amaya Curieses. Luego es que encima la puesta en escena es acierto tras acierto. Desde el programa del corazón hasta la última escena, todas tienen un tono y una estética distinta y todas están bien y funcionan de perlas. Cambios ágiles, desdoblamientos o multiplicación de personajes que funcionan a la perfección, elementos currados, elegantes, bellos. Los títeres que sacan con preciosos y precisos. Y la manipulación también. Luces perfectas, música ajustada a lo que se necesita, máscaras trabajadas y brillantes, escenografía preciosa y funcional. El vestuario es justo el necesario además de ser superchulo. Hasta el uso de la cámara de vídeo está hecho de maravilla. Luego es que encima tiene un regusto a compañía de teatro de toda la vida. A teatro de carromato (o furgoneta, vamos) hecho por gente sabia que lleva toda la vida haciendo teatro y se las sabe todas. Amaya e Irene Curieses son dos señoras del teatro. hacen de todo y todo bien.



Pero voy a sacar una falta, jeje. Si algo habría quizá que pulir un pelín serían las transiciones. Quizá sean demasiado rápidas. No has tenido tiempo casi de reponerte de lo que acabas de ver, y aparece el siguiente personaje. Ya no solo el batiburrillo mental que tienes de nombres e historias, sino que al estar tan unidas unas escenas con otras, hacen que quede pelín precipitado a veces. Pero vamos, eso por decir, porque el buen cuerpo que se te queda cuando acaba la función es de esas cosas que te hacen querer volver a subirte a un escenario para hacer exactamente eso.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada