viernes, 19 de julio de 2013

Zoomwooz. Matadero. Fringe 13.

Debíamos de ser unos quince como mucho. Y es una pena, porque esta... vídeo performance está bien.



Escenarios en miniatura. Una cámara de vídeo va recorriendo los distintos miniespacios y nos muestra un mundo sucio, lleno de seres robóticos, tugurios, deshumanización y oscuridad. Imágenes chulas y maquetas sugerentes y oscuras. Un poco de memoria histórica y otro poco de revueltas sociales. Bien. Pero, ¿qué nos quieren contar?  Eh... no lo sé muy bien. ¿Podíamos haber visto lo mismo en una videocreación grabada antes y simplemente proyectada y ya está? Pues hombre, sí. Vamos, que el intríngulis de la cosa es ver cómo se hace un vídeo como ese en directo, pero si nos lo proyectan grabado pues tan ricamente.
Ah, y eso sí que no. Por ahí no paso. No hay nada en el universo, por muy gordo que sea que caiga "encima nuestro". Cae "encima de nosotros", joder, que "de nosotros" no es posesivo. Claro, que de esas la peor que he oído en un escenario fue un "siento algo dentro mío..." que ya es de cagarse por las patas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada