viernes, 22 de noviembre de 2013

Algunos lugares. Teatro Pradillo.

También dentro de "Madrid en danza" la compañía Nabeirarrúa danza presentó, en el teatro Pradillo, "Algunos lugares". Veníamos de ver "Standards" de la compañía de Pierre Rigal y claro, esto fue como la noche y el día.



No conocía a Mar López ni a Sara Mogarra. Sí he visto bailar a Tatiana Chorot y me encanta. Las veces que la he visto con Provisional Danza me ha vuelto loco.
Por eso no entiendo lo del otro día.
No sé si es que hubo algún problema técnico pero hay cosas que servidor no entendió.
No puedes tirarte 3 minutos de reloj para que leas un rótulo mientras ellas tres están sentadas sin hacer absolutamente nada. Y venga rótulos, y más rótulos. Y venga minutos y más minutos.Por cierto, a mi lado había 8 o 9 señores de esos de "Ventana a la danza" o como se llame. Vamos, que eran todos extranjeros, y sólo había uno que entendía español y les tenía que ir traduciendo.
Pero a lo que voy. Comienzan las tres bailarinas revolcándose, jugando entre ellas, haciendo la croqueta, persiguiéndose por el espacio. Vale, como comienzo vale. A partir de ahí, poco más. Hay otro momento en el que Sara hace unos ejercicios con su tripa mientras Tatiana se acerca. Eh... y ya. Se tumban bajo los focos y se están quietas mientras suena la música. Un buen rato. Luego se vuelven a quedar quietas sentadas mientras suena más música. Luego se cambian de postura y se vuelven a quedar quietas.
Hubo gente que se fue. Y yo, si no hubiera estado justo en el rincón opuesto a la puerta, no sé yo. Lo que hubo fueron cuatro aplausos fríos y la cara de circunstancias de ellas tres.
Y me da rabia, porque estoy convencido de que las tres son gandísimas bailarinas (Tatiana lo es, eso lo aseguro) y que puede que lo que hayan querido contar no sea eso exactamente. En cualquier caso, no conectaron con el público. Eso nadie me lo puede negar. Señal de que algo falla.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada