miércoles, 15 de enero de 2014

El cojo de Inishmaan. Teatro Español.

El texto de Martin McDonagh es genial. Me encantó. Muy bestia. Se pasa tres pueblos con todo y con todos. No le tiene respeto a nada. Mejor dicho, no le tiene respeto servil a ninguna figura de las establecidas, solo respeta la amistad, el amor, el compañerismo, la integridad. Lo que según el texto podría llamarse "actitud políticamente incorrecta", para mí es todo lo contrario. Eso es ser consecuente y ética y moralmente como hay que ser. Y sí, se pasan tres pueblos, pero con las cosas con las que uno de puede y se debe pasar. Si somos íntegros lo somos, ¿no?



Gerardo Vera demuestra que con un buen texto y unos grandiosos actores, muy mal se tiene que dar para que no te saquen adelante la función. Y Vera se dedica a poner a los actores en escena, y dejar que hagan. Ellos lo hacen todo en medio de esa escenografía horrorosa que en vez de ayudar, parece que intenta cargarse la función. No puede ser más feo todo lo que hay, esas cortinas feas, el morro de la barca que queda supercutre... las sillas plantadas en primer término... en fin, escenografía espantosa y dirección yo diría que simplemente correcta y funcional. La trama es sencilla y funciona de maravilla, te atrapa desde el principio y hace que rías, te emociones, disfrutes y quieras más de esos personajes. Quizá sea un poco pastelosa, porque en definitiva nadie es malo, solo como mucho, travieso o ligeramente meticón, pero como en todos los pueblos y en todos los países.  Un buen truco para comenzar es plantar a Marisa Paredes y a Terele Pávez en la primera escena de la función en dos sillas, en primer término. Están que se salen, y en 3 minutos, has conseguido meterte al público en el bolsillo. Si esa escena funciona, funcionará todo el espectáculo. Y ayer funcionó.
Todos los actores están estupendos. Hasta uno que no soporrrrrto en esta función reconozco que está bien, aunque el papel igual pedía alguien más corpulento, no sé. Quizá Ferran Vilajosana esté un poco pasado en su composición física. No hace falta que esté todo el rato moviéndose pacá pallá para que veamos lo que ha trabajado físicamente. Marisa Paredes y Terele están fabulosas y divertidas. Son dos maestras cada una en su estilo. Y luego Irene Escolar me parece que está increíble. Tiene un desparpajo y una mala hostia que te meas con ella. Tiene un sentido del ritmo, de la escena y del magnetismo que parece como si llevara cuarenta años en un escenario. Y esa Teresa Lozano que no puede estar mejor!!!
Resumiendo, que a pesar de esa escenografía horrorosa, la historia es tan mágica y los actores están tan bien que es un gustazo. Aplaudes con ganas y sales con una sonrisa en los labios. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada