lunes, 12 de mayo de 2014

Carne viva. La pensión de las pulgas.

Pues es una leche, pero vamos de lado a lado sin salvavidas ni nada. Bueno, mira, no, no me gustó "Carne viva". Ya lo siento pero no. 




Denise Despeyroux es la autora y directora de la fabulosísima "La realidad" con santa Fernanda Orazi, la mujer mito. Aquí escribe y dirige también este proyecto ambicioso. Tras un proceso largo y de mucho trabajo, han conseguido sacar a la luz esta función que transcurre a la vez en los tres espacios de "La pensión de las pulgas". El público, separado en tres grupos, va viendo la función cada vez en un espacio y a través de unos personajes distintos. En tu mente tendrás que recomponer la totalidad de lo que ha ocurrido. Eso mismo quizá sea el lastre. La historia en sí, recompuesta, a mí no me interesó demasiado. No quiero desvelar nada de la trama, pero lo que ocurre en uno de los espacios no me interesa, es una historia no muy cautivadora, la que sucede en otro de los espacios queda inexplicada y la tercera no me interesa tampoco demasiado y creo que no pega mucho con el resto ni en tono ni en lenguaje. En definitiva, que al menos conmigo, no funciona el experimento de los tres espacios y las tres tramas simultáneas. Los tres segmentos se me hicieron largos y decayó mi interés mucho antes de que acabaran. En cuanto a dirección, yo noté a los actores como faltos de ritmo y de energía. Todo estaba demasiado coreografiado pero poco "bailado". No sé explicarlo, me pareció que los actores se movían buscando movimientos marcados pero de forma demasiado premeditada y poco "suelta". Todos están bien, no es eso, son buenos actores y lo demuestran, es un problema de energía.
Dos horas y pico es mucho tiempo y si no mantienes el interés todo el rato... el espectáculo se acaba cayendo. Últimamente he visto algún espectáculo con este planteamiento y en todos el ritmo y el suspense eran primordiales. Ambas cosas quedan escasas en este caso. Lástima.      

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada