viernes, 18 de julio de 2014

FRINGE 2014. Jornada 9.

Holy Peep Show. In su chelu siat




Ya cuando ibas a pillar las entradas te visaban de que el espectáculo podría herir la sensibilidad del espectador. Yo es que para lo de tener las sensibilidades heridas soy muy mio. Y ver un nabo o un parrús o a una actriz disfrazada de monja o un un actor disfrazado de cura y que eso "hiera" sensibilidades" como que no me entra. Pero bueno, a lo que vamos. Se supone que hicimos un recorrido así como por distintas "estaciones" casi procesionales, viendo desde fuera... desde muy fuera imágenes que en momentos recordaban a Pasolini y a ratos a Fellini. Iconografías curiosas a veces, otras casi como de parque Warner, pero en definitiva curiosas, llamativas algunas e impactantes... bueno, no, impactantes ninguna. Pero sí, curiosas algunas, potentes otras, increíbles otras y otras cachondas. Eso sí, la coreo esa a pleno sol no la ubico. En definitiva, un espectáculo visualmente interesante a ratos, con una espina dorsal difusa y muy poco concreta o aplastante y con la tremenda rémora de que prácticamente todo el rato hablan en sardo. Intentan meter entre medias frases sueltas en "castellano" pero sólo consiguen crear más caos. Una frase de cada 100 en castellano no aclara nada. Y aunque más o menos puedas intuir de qué hablan y cazar alguna palabra suelta por ahí, el no cazar ni media de lo que dicen te enfría, te aleja y te distancia. Y salir de ver un espectáculo de cerca de una hora y estar igual que cuando entrase en mu triste.

Fantasía nº 10. La alegría de vivir.





Pues mira, no sé muy bien cómo diseccionar este espectáculo. Sólo te diré que ha sido, hasta el momento el que más me ha gustado, con el que más he disfrutado, el más innovador, el más original, el más completo, el más cañero y el que teniendo la "filosofía" justa, esta es total e incisiva. El análisis de determinados comportamientos humanos está hecho a golpe de ocurrencia que aparte de ser graciosísimas son cañeras y maravillosamente ilustrativas. Manuel Bonillo, responsable junto con la compañía Vladimir Tzekov de esta aplastante visión del ser humano, de sus miserias, de sus lamentos, de sus hipocresías de sus taras y de sus fidelidades. Os aseguro que disfruté como hacía tiempo y reconozco que habla de las cosas en el tono que me gusta, desde el sitio que me gusta y encima de una "forma" que es la que yo querría ser capaz de tener. El momentazo "soy muy buena persona, confía ne mí, ¿pero no te da vergüenza lo que acabas de hacer, hijo de puta?" es de lo mejorcito que se ha visto en un teatro en la vida. Los putos amos del FRINGE. Y pongo los nombres de todos ellos porque todos son únicos y geniales. Y porque me da la gana, qué coño. Manuel Bonillo, Raquel Crux, Santiago del Hoyo y Francisco Muela. Los amo a todos, quiero ser su amigo, quiero irme con ellos a recorrer el mundo!!!!! 


Caballitos de anís.




Mira, lo primero que voy a hacer es poner un enlace para que tenga banda sonora este comentario. Sólo he hecho algo así con un espectáculo de Vaca 35 que también lo necesitaba. Y es que este "Caballitos de anís" de Impromptus investigación teatral lo necesita. Venga, dale al enlace.

caballitos de anís


Y ahora vamos a lo que vamos.
16 minutos de no parar. Rodolfo Sacristán y José Juan Rodríguez  literalmente no paran de un lado para otro del tejado de Matadero. Otro escenario mítico, donde vimos el año pasado lo mejor de lo mejor, ese "Diario de un loco" de Luis Luque. Bueno, pues el genio se ha quedado flotando durante un año por ese tejado sorteando engendros que han asomado por ahí hasta encontrarse con estos dos actorazos, que sin apenas hablar te llevan por donde quieren. Y cuando hablan, más. Son casi dos personajes Becketianos, sencillos y complejos en su capacidad. El espectáculo es un juego cruel con dos seres que se juntan, se separan, se necesitan, se evitan, se complementan en una coreografía genial y naif. Visualmente muy acertada, dramáticamente acertadísima también y encima con la colaboración especial de ese ser, que convierte el espectáculo es una mezcla de casa del terror y de "No te rías que es peor". La bruja mala del oeste aparece por los altavoces y en ese momento quieres morir. O matar. Y como en la canción, cambias el estribillo y gritas mentalmente como Corcobado. Y te das cuenta de que con esa personaja, has conseguido tener en el tejado a la mayor cómica, a la payasa mayor del reino en diferido. Y quieres saltar y bailar con ellos dos, agarrarte a sus cinturas y ser el tercero. Pa soltar, más que nada. Tarde noche completa, y os aseguro que junto con "Fantasía nº 10", lo mejor del FRINGE. Y en sólo 16 minutos. ¡¡¡¡Brutal!!!!      

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada