lunes, 15 de septiembre de 2014

Close Encounters of the Different Kind. Stereo AKT. Fira Tárrega.



Una mujer nos explica dos teorías distintas sobre la presencia de seres vivos en la Tierra. Una, que fue Dios. La segunda, que tras el choque de un meteorito con un planeta habitado, uno de los fragmentos, portando formas de vida primitivas, aterrizó en nuestro planeta. Ese grupo de gente son seres superiores que viven entre nosotros. No podemos distinguirlos, pero están ahí. Son el "Grupo T". Hasta ahí todo bien, porque es ciencia ficción. Y porque te ríes. Y porque el sitio que han elegido para este espectáculo es asombroso. Y porque está atardeciendo y todo es mágico. Y porque comprendes que esta gente tenga que pasar desapercibida mientras se buscan la vida en la Tierra, intentando sobrevivir sin llamar la atención. Y porque todo es tan cercano y tan lejano a la vez, que te lo vas tragando todo, poco a poco, entre risas, entre magia, entre efectos naturales y entre naturaleza. 
Y cuando te la han metido hasta el fondo te dan un giro a la historia y te das cuenta de lo que realmente te han querido contar. Y te estremeces, y te duele, y ves lo brutal, y mascas la soledad y saboreas la distancia y quieres que cambie el mundo y darías lo que fuera para reescribir la historia. Y ves que todos somos del "Grupo T." Ves que todos viajamos por las galaxias, de planeta en planeta aterrizando donde cae, y sobreviviendo en algunos casos como auténticos aliens.



El sitio que eligieron es acojonante, el comienzo es brutal y te desencaja la mandíbula de asombro. El campo, los sembraos, una tapia, una mesa, una bici, un balón nunca han tenido un significado tan amplio ni una fuerza tan estremecedora. Asombroso y terrorífico trabajo de Martin Boross con todo su equipo de Tárrega. Sin duda, de lo mejorcito que hemos visto este año.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada