domingo, 21 de junio de 2015

R y R. Los reyes de la casa (de la portera)

Si Martret y Puraenvidia son los emperadores del Off, sin duda alguna los reyes de la casa (de la portera) son R y R. Raquel y Raúl. ¿O no?



Raquel Pérez tiene un carrerón que no cabe en este blog y un arte que no cabría en todo internet. Hace de todo desde hace mil años y todo lo hace bien. Bien no, mejor. Mejor no, muchísimo mejor. Todos los que la hemos visto de cerca nos hemos estremecido con sus lágrimas, con su respiración, con su voz, con su mirada y con su forma de escuchar. Es la más fuerte y la más débil. La más sufridora y la más perra. Odia con la misma facilidad con la que ama y te revuelve las tripas incluso con un monólogo sobre economía empresarial. es la emperatriz de la intensidad, de la profundidad y de la profesión. Maneja y utiliza el recurso preciso para conseguir lo que quiere en cada momento. Eso, que parece una tontería, sólo son capaces de hacerlo los más grandes. No hay mayor reina de la casa que Raki, la reina, la diosa y la puta ama.  



Raúl Tejón es uno de esos seres que lo tienen todo. Calidad, inteligencia, carisma, es guapo de doler, tiene una paleta de matices infinita, una profundidad en la mirada que te hiela el alma y una capacidad para hacer creíble todo lo que toca. Sabe dónde situarse en cada montaje y en cada momento, cómo dosificar el torrente de energía que le fluye, cómo mirar y seducir, cómo mirar y acojonar, cómo mirar y enternecer, cómo respirar y enamorar, cómo escuchar y doblegar. Hace literalmente lo que le quiere con sus compañeros. Tiene una capacidad inconmensurable para la comunicación. Y no se chupa el dedo. Pero cuando se lo chupa...



No hay dos bestias más bestias que estos dos seres. Son sin duda alguna los reyes de la casa y los reyes de nuestro corazón. Hoy que cierra "La casa de la portera" quiero proclamar por clamor mío particular a Raquel Pérez y a Raúl Tejón como los reyes absolutos de la casa y de mi alma. Para siempre. Gracias por esos momentos que pasarán a la historia.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada